Blogia
Sakkarah

Cartas de amor y odio.

Cartas de amor y odio.

Einstein le leyó la cartilla a su esposa: "no esperes muestras de afecto y responde de inmediato cuando te hable"


Arthur Spiegelman/reuters



Primero no podía vivir sin ella, luego no podía vivir con ella y ansiaba tanto el divorcio que le ofreció el dinero del Premio Nobel de Física si se lo concedía. Eso podría llamarse la ley personal de la relatividad de Einstein, cuyos detalles completos comenzarán a conocerse desde la próxima semana cuando la casa Christie de subastas ponga a la venta sus cartas de "amor y odio" a su primera esposa, Mileva Maric. Esta subasta incluirá un manuscrito del genio alemán donde desarrolla, en forma general, su teoría de la relatividad. Se enamoró de la mujer serbia que era cuatro años mayor y en sus primeras cartas la llama "mi gatita" y declaraba que "sin pensar en ti, no quisiera seguir viviendo entre esta lamentable manada de humanos". Einstein escribió a su prima Elsa, quien sería después su segunda esposa, que trataba a Maric como "a una empleada a la que no puedo despedir. Tengo mi propio dormitorio y evito estar solo con ella. De esta manera puedo tolerar bastante bien el tener que vivir juntos".
Para el mismo año en que fracasó su primer matrimonio, Einstein ya había establecido las reglas que debía cumplir Maric si esperaba quedarse a compartir la vida con un genio:



"A. Te encargarás de que:

1
mi ropa esté en orden,
2
que se me sirvan tres comidas regulares al día en mi habitación,
3
que mi dormitorio y mi estudio estén siempre en orden y que mi escritorio no sea tocado por nadie, excepto yo.

"B. Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales.

En especial no solicitarás que:

1
me siente junto a ti en casa,
2
que salga o viaje contigo.

"C. Prometerás explícitamente observar los siguientes puntos cuanto estés en contacto conmigo:

1
no deberás esperar ninguna muestra de afecto mía ni me reprocharás por ello,
2
deberás responder de inmediato cuando te hable,
3
deberás abandonar de inmediato el dormitorio o el estudio de inmediato y sin protestar cuanto te lo diga.

"D. Prometerás no denigrarme a los ojos de los niños, ya sea de palabra o de hecho".

Estas estrictas normas de relaciones personales tuvieron un éxito como la teoría de que la tierra es plana y muy pronto estaba exigiendo el divorcio y tratando de determinar qué demoraría más: la Primera Guerra Mundial o la decisión de las cortes respecto a sus asuntos personales. Prometió a Maric el Premio Nobel y verdaderamente se lo dio cuando finalmente se lo concedió la Academia Sueca en 1922, tres años después del divorcio. Con el paso del tiempo, las relaciones de Einstein y Maric se tornaron más apacibles, comenzaron a intercambiar correspondencia mucho más amistosa. Sin embargo, luego de que él fue a los Estados Unidos, desalojado de Europa por los nazis, Einstein nunca más la volvió a ver. Uno de sus hijos, Eduard, sufría una enfermedad mental y murió en un manicomio. Su segundo hijo, Hans Albert, se trasladó también a los Estados Unidos y allí se convirtió en profesor de ingeniería mecánica. Las cartas se han puesto a la venta en subasta luego de que los herederos del físico alemán llegaron a un acuerdo sobre el destino de los objetos personales de Einstein.

Texto de "Cartas de amor y odio" que fueron subastadas.

12 comentarios

Sakkarah. -

Creo que era así. Eso pasa, que nadie es completo.

Un beso.

Alberto -

Como era aquello...

Se puede admirar al genio y odiar a la persona.

Sakkarah -

Ya ves, Cris, nadie es perfecto...A mi también me pareció muy interesante. Un beso.

Cris de Gramont -

ES UNA PENA, PERO ES ASI, NADA DURA ETERNAMENTE. NI SIQUIERA UN GENIO ES INFALIBLE.SE PASA DEL AMOR AL ODIO EN UN SEGUNDO.
EL TIPO A NIVEL EMOCIONAL UN VERDADERO HIJO DE LA G.BRETAÑA.NO CREO NECESARIA TANTA CRUELDAD, GENERALMENTE UNO SE DA CUENTA DE CUANDO ES REPELIDO Y SE ALEJA SOLITO.
MUY INTERESANTE SAKK.

Sakkarah. -

Sí, Anaktub, no somos completos, y en eso vamos en intentar ir mejorando.

No creo que él ya sintiera amor...

Un beso, bonita.

Sakkarah -

Vaya...Soy lentísima. Una tortuguita.

Un beso.

el pequeño Richard -

Buff... No, no, perdona. mira la hora de cada mensaje, hay tres minutos de diferencia, así que no tendré que cortarme mi hermosa melena. Lo siento, chica, qué le vamos a hacer, otra vez será.

Sakkarah -

Temo que te la vas a cortar...

Un beso. Jajajaja.

El pequeño Richard -

Ese tío era un auténtico cretino. A cualquier cosa se le llama genio.

Escucha, rápida, si me respondes antes de un minuto, me la corto. Ya veremos si eres la más rápida al oeste del Mississippi.

Anaktub -

Mi abuela decía: Cuando alguien tiene mucho de una cosa, siempre le hace falta de otra.

Demasiado ingenio, pero poco corazón, o tal vez si tenía, y no sabía expresarlo, hay personas que cuando se sienten inseguras de algo, tienden a demostrar rudeza para contrarestar ese sentimiento.

Porque el amor a veces te crea inseguridad.

Un beso Sak

Sakkarah -

Sí, Santi, nada tiene que ver una cosa con la otra.

Un beso.

amor y libertad -

ya ves, la gloria y el ocaso, ante las emociones estamos indefensos, por mucho que seamos genios

beso